viernes, 10 de diciembre de 2010

EL DIOS PROVEEDOR: JEHOVÁ- JIREH

Jehová-Jireh-Dios-Proveedor.
"Vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis." Mateo 6:8
En los primeros años que serví como pastor, estuve en iglesias pequeñas donde a menudo la situación financiera era apretada. Algunas veces, la economía de nuestra familia se resentía por ello. En una ocasión, ya casi estábamos sin comida y todavía faltaban varios días para que llegara el día de cobrar el sueldo. Mientras mi esposa y yo nos preocupábamos de cómo alimentaríamos a nuestros hijos en los días siguientes, sonó el timbre. Cuando abrimos la puerta, vimos dos bolsas de víveres. No le habíamos contado nuestro problema a nadie, pero nuestro Dios proveedor había hecho que alguien satisficiera dicha necesidad. Esto me recuerda el relato de Abraham en el Antiguo Testamento, cuando se le pidió que sacrificara a su hijo Isaac. En el momento preciso, Dios proveyó un carnero en su lugar. Abraham llamó ese lugar Jehová-Jireh, «Jehová proveerá (Génesis 22:14). Dios es quien sigue preocupándose profundamente por Sus hijos.
El gran maestro de la Biblia Warren W. Wiersbe enseña:
¿Dónde provee el Señor nuestras necesidades? En el lugar que Él ha designado. No tenemos derecho a esperar la provisión divina si no estamos dentro de la voluntad de Dios.
¿Cuándo atiende Dios nuestras necesidades? Exactamente cuando lo necesitamos, ni un minuto antes. Dios nunca llega tarde.
¿Cómo provee Dios para nosotros? En maneras que comúnmente son bastante naturales.
¿A quién le da Dios su provisión? A aquellos que confían en Él y obedecen sus instrucciones. Cuando estamos siguiendo la voluntad de Dios, tenemos derecho a esperar la provisión de Dios.
¿Por qué Dios provee para nuestras necesidades? Para la gran gloria de su nombre. Dios fue glorificado en el monte Moriah porque Abraham e Isaac hicieron la voluntad de Dios.
Jesús dijo:"Vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis" Mateo 6:8. Él se preocupa y busca constantemente darnos lo mejor para nosotros; y eso es un recordatorio que en tiempos de penurias y temor, tenemos a Alguien que nos cuida. Pedro escribió que podemos echar toda nuestra ansiedad sobre Dios, porque Él tiene cuidado de nosotros (1Pedro 5:7). Podemos acudir siempre a Él en nuestro momento de necesidad.
Nuestro Dios es un Dios que promete y provee.
Autor: Editores de Nuestro Pan Diario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada