martes, 4 de enero de 2011

“MIS MEJORES DESEOS PARA ESTE AÑO NUEVO“, “TE DESEO LO MEJOR“.

En fechas como estas es muy común escuchar estas frases acompañadas de un abrazo. Pero, ¿cuáles son generalmente ¨los mejores deseos¨ de la persona que repite esta frase a diestra y siniestra? ¡Hay mil respuestas! Aquí hay algunas muy comunes:

1. Que triunfes en los negocios
2. Que tengas salud, dinero y amor
3. Que obtengas esa casa tan anhelada
4. Que te cases con un joven rico y ‘de buena familia’, etc.

Pero… ¿qué es lo mejor?

Para la mayoría de las personas ¨lo mejor¨ se enfoca en lo material: El mejor negocio, la mejor casa , el mejor auto, etc. El Diccionario de la Real Academia Española dice al respecto:

mejor. (Del lat. melĭor, -ōris). adj. comp. de bueno. Superior a otra cosa y que la excede en una cualidad natural o moral.

En lo natural decimos que hay cosas mejores que otras, casi no tenemos dudas al respecto: se nota cuál auto, cuál prenda de vestir, cuál vivienda es mejor que otra. En lo moral, según lo que se ve, el mundo se confunde y no sabe qué es mejor. Muchos cristianos parecen, también, bastante confundidos. No habría razón para la confusión, pues podemos saber qué es lo mejor por Su Palabra:

1. Es mejor la fidelidad que la infidelidad.
2. Es mejor el orden que el desorden.
3. Es mejor la sobriedad que la ebriedad.
4. Es mejor la honestidad que la deshonestidad, etc.

Es claro que cuando alguien “desea lo mejor” se refiere a lo material. O ¿alguna vez has oído algo así como…

1. ¨Te deseo la más grande fidelidad para con tu esposa en este año que inicia¨
2. ¨Te deseo lo mejor del orden en todas las áreas de tu vida, tu hogar, tu trabajo, tu escuela, etc.”
3. ¨Te deseo toda la sobriedad, que no te embriagues un solo día de los 365 del año que inicia¨.
4. ¨Te deseo muchísima honestidad en este año que inicia, en tu trabajo, en tus negocios, con tu familia¨?

¡Hasta se escucha extraño!

Los Preceptos de Jehová


“El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos” 
Salmo 19:8b


Los preceptos de Dios: la ley, el testimonio, los juicios, los mandatos–son puros, justos y buenos para nuestra vida. Dios ha provisto todo para nuestro bien. Si seguimos sus mandatos. Los mandatos tienen un premio–gozo, sabiduría, contentamiento, propósito, luz, alegría. ¿Quién va a rechazar estas bendiciones?

La Biblia está llena de instrucciones y los verbos son de acción: debemos entrar activamente en lo que Dios quiere para nosotros.

Buscad mi rostro

Adquiere sabiduría e inteligencia

Perdonad si tienes algo en contra alguno

Dame tu corazón

Proclamad entre las naciones

Enseñad y exhortad unos a otros

Orad en todo tiempo

Sed sobrios

Un autor dice: “Ante nuestra generación tenemos dos alternativas–buscar otra vez el conocimiento de Dios o deslizarnos a un abismo de corrupción, ignorancia y esclavitud.”

Piensa

¿Es Dios quien realmente tiene que abrir nuestros ojos?

Ora

Oh Jehová, ayúdame tener mucho cuidado en mi diario caminar.


8 Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón; El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada